CLS Infnity Esports kaos latin gamers Latinoamérica Norte Rainbow7 Rebirth Esports

Editorial: Lo que nos dejó el Rift Rivals

Con el fin del Rift Rivals y el nuevo triunfo de Brasil, en Prensalol evaluamos qué fue lo mejor y lo peor de este mini torneo que reunió a la CBLoL, LAS y LAN.

Por Equipo Prensalol

Es por ello el equipo de redactores de Prensalol dio sus impresiones respecto del torneo ganado por los equipos de la región de Brasil.

Juan “Razor” Soto: Lo mejor para LAN fue que después de tantos años, finalmente apareciera un nuevo equipo como Infinity, capaz de representar a la región y que fuera el relevo del “único” representante que tenía el norte. Lo peor fue el desempeño de R7 que fue incapaz de adaptarse al meta y que sumado a mirar en menos a los rivales, terminó por sentenciarlos al fracaso en este torneo.

Lo mejor para LAS fue el rendimiento de KLG. Finalmente, pareciera que lograron destacar y dominar en un torneo internacional como no ocurría desde hace tiempo. Por otro lado, lo peor fue RBT y que después de tantos años de escena competitivamente se siga usando como excusa “era nuestro primer torneo afuera”.

Ahora, lo peor para ambas regiones fue que a un Brasil disminuido por el nivel actual de sus representantes, le baste y sobre para llevarse nuevamente el torneo, superando a los dos campeones del norte y del sur.

Juan Pablo “Killjoy55” Torres:  Para ambas regiones, la parte buena así como la mala son más que evidentes, pues así como había un equipo que terminó sacando la casta por cada región, había otra que en cierta medida, terminó perjudicándola.

Lo mejor de LAN, sin lugar a dudas, fue Infinity. Al ver la LLN, te puedes dar cuenta del nivel que tienen los equipos y así, saber que esperar de cada uno de ellos. Infinity ya había mostrado su calidad en instancias anteriores, pero en las semanas recientes dejaban un sabor a incertidumbre que despejaron desde su primer partida, quitándose así, el título de underdogs que tenían. De la mano de SolidSnake y Renyu, quienes fueron los mejores jugadores de los diez que mandó nuestra región, aunado al buen desempeño colectivo del equipo, dio como resultado a una escuadra del infinito que representó de la mejor manera a la región.

Lo peor de LAN fue La calidad mostrada por R7, que sin duda, fue lo peor que mostró nuestra región. Así como los aclamamos en las victorias, debemos reconocer sus caídas en las derrotas y sin duda, esta fue una gran caída, pues un equipo de la jerarquía mostrada por R7 no debería hacer otra cosa más que sacar la casta por la región. Esperas que ellos sean los de mejor desempeño y no los de las derrotas, pues para el Rift Rivals anterior se dijo que no sé ganó o no se llegó a la final (al menos) por tener un mal compañero y ahora el resultado fue el mismo, pero no debido al otro equipo.

Con esto, no hay más que dudas con R7, pues demostraron (una vez más) que el hacerlo bien en el torneo local (como lo vienen haciendo) no asegura un triunfo en el internacional ¿Será que veremos al verdadero arcoiris en Worlds? Ojalá.

Jorge “Ragu” Carreño:  Lo peor para LAS fue el mal manejo de RBT. Independiente de los resultados in-game, lo peor para mí fue el nulo manejo (y previa preparación) de la organización en la instancia internacional: sus jugadores nunca se acomodaron al stage y se les vio siempre nerviosos o incómodos, y nunca encontraron una luz en la oscuridad donde cayeron desde el día uno. Es comprensible que jugadores inexpertos internacionalmente o que no están acostumbrados a pelear por copas cometan todos los errores que ellos cometieron, pero ahí debe estar su organización y staff técnico para contenerlos y darles una salida, cosa que no sucedió, e inclusive se veía desde la tribuna del espectador que cada vez se les complicaba más el asunto.

RBT debe entender que ya no están en la posición de equipo colista que su logro es pelear una plaza en CLS año tras año, al menos así lo entiende su público que estaba ilusionado por verlos triunfar afuera, y por lo tanto debe apuntar siempre para arriba con todas sus decisiones como organización, desde la contratación de sus jugadores y staff, hasta la capacidad de saber cómo mostrarse al público en instancias importantes (porque el meme y el gif no es gracioso cuando el equipo va 1-7 representando a toda una región).

Por otro lado, lo positivo fue la entereza de KLG. Sí, el rinoceronte nos regaló 5 victorias y la posibilidad de soñar por la Copa, pero lo que yo más destaco en ellos es la confianza y el mindset de sus jugadores y equipo de trabajo. Kaos Latin Gamers debió lidiar con ser el underdog, probablemente el equipo más criticado y odiado previo al Rift Rivals, y jugar de visita, a lo que luego se sumó con el transcurso del torneo la suspensión de su analista y una pobre dupla como lo fue RBT.

Pese a todo, el pentacampeón sacó la “pasta de campeón” y, a pesar de haber sido stompeado en un par de partidas, se levantaba del suelo, cambiaba el switch y arremetía de vuelta, dando la sensación de una fortaleza grupal y autoconfianza envidiable. Eso es lo que más hizo ilusionar a la gente y lo que probablemente recobró la antigua confianza que tenía la región en ellos, porque pese a todas las adversidades, KLG sacó el carrito y casi consigue el objetivo.

Ernesto Lopte: LAN y LAS fueron dos caras de la moneda: Infinity Esports nos regaló un primer día increíble, dando clases de macro, siempre buscando ejecutar su plan de juego, siendo pacientes o yendo a la guerra sin pensarlo. Sin duda, fueron la sorpresa de este Rift Rivals. Personalmente me quedo con SolidSnake, para ser su primer torneo internacional, demostró lo mucho que ha mejorado, que quiere más y nos adelanta el nivel de juego que puede demostrar en caso de que su escuadra sea seleccionada para entrar al “club de los 8” en 2019. Los muchachos y nuestra región se fueron de la instancia con un sabor agridulce, dejándole el destino de su continuidad a un Rainbow7 que demostró poco o nada en todo el torneo. Se ganaron el respeto y la admiración de varios, alzaron la mano para ser los últimos campeones de LLN  y si esto es el principio de todo su potencial, entonces agárrense, porque se podría desatar un infierno en el Clausura 2018.

Por otro lado, Rainbow7 nunca propuso algo diferente, desde los drafts nos auguraban una derrota que terminaba por hacerse realidad, jugaban con pocas ganas. Todos esperábamos que fuera solo un mal primer día, que el campeón despertaría para el segundo y  llegaría intratable. Sin embargo, nada de eso pasó. Siguieron derrumbándose, el propio Jirall aceptó luego que el equipo estaba “estancado” y que buscarían la solución a su problema. Lamentablemente, llevan desde el 2016 con ese “problema” de no avanzar en el internacional. Ahora solamente tienen 3 meses -si es que quedan campeones y califican a Worlds- para renovarse y poder reencontrarse con la pasión que los hizo casi tocar la gloria contra Albus Nox Luna. Si algo aprendimos es que nunca debemos dar por muerto a R7, pero este terrible fracaso nos hace preguntarnos: ¿Cuánto tiempo más de vida le queda a esta escuadra?

Francisco Carrillo: Despues de un Rift Rivals en el que ninguna de las regiones de Latam pudo quedarse con el titulo, ambas nos dejaron más dudas que respuestas para el cierre. Por un lado, LAN por fin tuvo un equipo fuera de R7 que dio la cara por la región, un gran papel de Infinity que dejó a todos sorprendidos. Pero el gran campeón del norte no fue capaz de demostrar un buen nivel y adaptación al nuevo meta, en un papel que trajo recuerdos de aquel Lyon Gaming que compitió en la WC de México.

Por el lado de LAS, KLG fue capaz de cargar con el equipo de Rebirth hasta la final. El fénix se vio cómo el JTH del sur, Losan solo ha ganado 2 juegos en competencias internacionales y RBT fue el equipo que se podría decir, evitó que su region llegara más lejos. Un sabor amargo quedó para ambas regiones, pero plantó aún más la duda que ya estaba en nuestras cabezas. ¿Realmente subirá nuestro nivel internacional con la fusión?

Jona “Infinite” Valenzuela:  Los mejores sin duda fueron Kaos Latin Gamers e Infinity Esports. El primero, por demostrar toda la experiencia adquirida en competencias internacionales y encarar a sus rivales de igual a igual, con sus virtudes y ripios, lo que casi permite que la región acaricie la copa. El segundo, porque llegó como ese equipo al que nadie iba a considerar y se transformó en la gran sorpresa, gracias a su personalidad y deseo de dejar huella. Si la escuadra del infinito mantiene el nivel mostrado y se lleva esas ganas de mostrar sus garras, es un serio candidato a quedarse con la última LLN.

Por otro lado, Rebirth y R7 tuvieron torneos desatrosos pero por diversos motivos. De hecho, me preocupa más el caso del fénix, que no demostró nada de reacción durante el Rift Rivals. La victoria contra Kabum fue un oasis en el desierto de la intrascendencia, malos drafts, rendimientos de algunos jugadores muy por debajo de las expectativas y una preocupante aparente nula reacción por parte del coaching staff, que nos devolvió por un momento a aquellos días de 2015, cuando Latinoamérica iba a pasear y hacer amigos a las competencias internacionales. Decepcionante, por las altas expectativas que teníamos.

Lo de Rainbow 7 es básicamente un problema de coaching. El equipo se quedó estancado en el meta del split anterior y no ha sabido resolverlo. Los equipos que ofrecieron composiciones más acordes a lo actual simplemente pasaron por encima de un rey del norte que se vio peor que nunca y que deberá enfrentar estos problemas en su liga doméstica.

Foto: Riot Games Brasil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s