Calihea - Carril Central Noticias Opinión

[Opinión] Carril Central: Periodismo en los esports, ¡afuera la ropa sucia!

En mas de una ocasión se habla del ambiente de los esports como si fuera todo color de rosas, y está claro que no lo es. Por el simple hecho de que todo en la vida tiene blancos, negros y grises. ¿Qué nos haría creer que en los esports es distinto? Quien quiera creerlo, que lo crea, pero va a estar viviendo una realidad alternativa. Ahora, me pregunto, ¿le corresponde a los medios de comunicación allegados ser voceros de la cara oscura de los esports?

Por Calihea
Twitter: @Calihealol
Facebook: Calihea

El periodismo tradicional existe hace siglos, y más allá de que el nombre de la profesión se mantenga, el modo de hacer periodismo fue mutando con el correr de los años. Lo que alguna vez fue un medio para difundir noticias, en muchos casos hoy se usa como herramienta para defender los intereses de la empresa a cargo del multimedio.

La libertad de expresión que muchos defendieron con su vida a lo largo de la historia, hoy funciona como escudo para insultar y decir barbaridades de cualquiera que atente contra esos intereses que se tienen, o contra cualquier futbolista que no quiera darme una nota, o contra cualquier actor que haya pedido que no se metan en su intimidad.

“Dejame hacer mi trabajo”, grita el notero mientras se intenta meter en el jardín de tu casa para sacarle una foto a tus hijos. “Esta es la profesión que elegiste, hazte cargo”, acusa otro mientras reproduce en cuanto medio puede el video que le enviaste a tu pareja. Partidos políticos que compran medios de comunicación para difundir de manera mas eficiente su mensaje proselitista, etc. Este es el reflejo del periodismo tradicional actual: amarillista, irrespetuoso, soberbio y manipulador.

Sin embargo, el periodismo de esports se encuentra ante una oportunidad única. En relación a la cantidad de tiempo que lleva existiendo, los esports son niños al lado del avejentado y senil periodismo tradicional. Esto significa que aún tiene muchísimo que aprender, que se va a tropezar y que ocasionalmente va a meter los dedos en el enchufe. Pero también significa que todavía no tiene las malas costumbres y los vicios de ese periodismo del que hay que diferenciarse y de cuyos errores hay que aprender.

En mas de una ocasión se habla del ambiente de los esports como si fuera todo color de rosas, y está claro que no lo es. Por el simple hecho de que todo en la vida tiene blancos, negros y grises. ¿Qué nos haría creer que en los esports es distinto? Quien quiera creerlo, que lo crea, pero va a estar viviendo una realidad alternativa. Ahora, me pregunto, ¿le corresponde a los medios de comunicación allegados ser voceros de la cara oscura de los esports? ¿Qué objeto tiene publicar los problemas de “vestuario”? ¿Por qué debería interesarme que mi audiencia sepa que el “jugador X” tuvo problemas con el “coach Y”? O que el rendimiento del “jugador Z” es bajo por la tristeza que le genera estar lejos de familiares y amigos.

Cuando hablo sobre los “periodistas”, me refiero a ellos en tercera persona por el simple hecho de que yo no soy periodista y me parece una falta de respeto ponerme a la misma altura que aquellos que dedicaron años de su vida al estudio. Aunque, viendo lo que escriben y cómo lo escriben no parece que hayan sido muchos. Lo que propongo es que nos planteemos seriamente si la libertad de expresión es un derecho del cual se pueda abusar por serlo, o si es un privilegio y una responsabilidad.

Un privilegio por ser algo por lo que muchas personas pelearon, y una responsabilidad por actuar muchas veces como formadores de opinión. Ni Zaina Erhaim en Aleppo, ni el grupo GreatFire en China arriesgan sus libertades individuales para que tú personifiques el papel del irreverente en redes sociales, usando el escudo de la libertad de expresión y la protección de las fuentes periodísticas como arma para publicar pseudo-noticias que pueden hacer mucho daño.

En la biología se maneja el concepto de “especies invasoras” para referirse a animales o plantas que se desarrollan fuera de su área natural, y que en muchos casos terminan generando modificaciones en los procesos de los ecosistemas naturales que, en última instancia, resultan muy dañinos para otras especies.

No intoxiquemos NUESTRO ambiente con los malos vicios del periodismo tradicional. Que en la televisión funcione el formato de programa donde se habla durante 3 o 4 horas de la vida de otros no significa que hay que trasladarlo a nuestro ecosistema. Rechacémoslo. Hay que negarle el acceso a cualquiera que busque intoxicar la escena.

Como expuse antes, desde mi punto de vista, la libertad de expresión es una responsabilidad y hay que asumirla como tal. No puedo aprovecharme de ella para lastimar la integridad o la imagen de una persona. ¿Para qué hacer eco de información que no le incumbe a nadie? Y si a la audiencia le interesa saber de la vida privada de un jugador o de una figura en particular, quedará en poder de esa persona la decisión de si hacer pública su vida o no.

Si tu intención es dedicarte al periodismo de esports pero no entiendes de esports, no fuerces la cerradura porque la puerta no se va a abrir. Y si se abre, entiende que los dueños de casa te van a invitar a retirarte. No desaprovechemos esta oportunidad de oro que tenemos. Ropa sucia, afuera.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s